El 10% de los españoles se han sentido solos con frecuencia en el último año

  • Boletín: Nº 50 XULLO-AGOSTO 2022

    Temática: Solidariedade Foto ilustrativa de la soledad

    El 10,9% de las personas de entre 16 y 74 años que viven en España dicen haberse sentido solas frecuente o muy frecuentemente durante el último año, “un problema social de primer orden” para el 92% de la población, ya que es poco visible y, además, afecta a jóvenes y mayores. Así lo evidencia un informe de SoledadES, el Observatorio de la Soledad no Deseada impulsado por Fundación ONCE en colaboración con otras entidades.

    Titulado ‘Estudio sobre la percepción de la soledad no deseada’, el trabajo se presentó, el pasado 17 de junio, en Servimedia, y pretende ser el primer paso para combatir el aislamiento involuntario, uno de los principales problemas sociales para uno de cada cuatro españoles, que causa sobre todo tristeza y que a juicio de los encuestados se origina por la falta de familia o de relaciones con otras personas, por no tener con quién hablar de los problemas o a alguien que te ayude cuando lo necesitas.

    Para la elaboración de este informe, se ha encuestado en línea a un total de 411 personas de entre 16 y 74 años residentes en España y distribuidas proporcionalmente según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) por edad, sexo y comunidad autónoma, tal y como explicaron durante su presentación en la agencia de noticias Servimedia Matilde Fernández, presidenta de SoledadES, y José Manuel Fresno, director de la consultora Fresno y miembro de la secretaría técnica del observatorio.

    Fernández y Fresno apuntaron algunas de las conclusiones del trabajo, que habla de lo que los entrevistados entienden por soledad no deseada, de su incidencia y notoriedad y de las sugerencias que ofrecen como posibles soluciones a este problema social.

    Así, el estudio revela que, en los últimos 12 meses, las mujeres se han sentido más solas que los hombres y los jóvenes más que los mayores. En concreto, el 12,9% de ellas han vivido aislamiento no deseado frecuente o muy frecuentemente, frente al 9% de ellos.

    En cuanto a la edad, dicen haber pasado por esta situación con frecuencia el 16,5% de la generación Z y Millennials (quienes tienen entre 16 y 39 años), un 9,5% de los pertenecientes a la llamada generación X (entre 40 y 54 años) y un 5,6% de los nacidos en el Baby boom (entre 55 y 74 años).

    Si se acorta el periodo estudiado al último mes, los datos son similares, ya que apuntan que un 8% de entrevistados se han sentido solos sin desearlo y que de ellos, un 9% son mujeres y un 8%, hombres. Los más jóvenes vuelven a ser quienes más afirman haber sentido el aislamiento involuntario con frecuencia (un 9,9% de la generación Z y los Millennials, un 8,1% de la X y un 5,7% de los Baby Boom).

    Pese a esto, el 87,2% cree que el problema es “especialmente importante en las personas mayores” y hay un 32% que sitúa a los ciudadanos con discapacidad entre los grupos más afectados.

    Definición

    Antes de arrojar los datos de incidencia, el trabajo aborda la concepción que tienen los encuestados de la soledad no deseada y concluye que para el 35,8% es una situación relacionada con la carencia de familia cercana, para el 17,8% con la falta de alguien que se preocupe por ellos y para el 17% con la ausencia de relaciones sociales.

    En este apartado aparecen también diferencias por sexo y edad. Así, si a los hombres les afecta más la falta de relaciones sociales que a las mujeres (20,9% frente a 13,3%) a las encuestadas les hace sentirse solas más el hecho de no contar con alguien que se preocupe de ellas (20,5%) que a los entrevistados (14,5%).

    Carecer de relaciones con otras personas también es más importante para la generación del baby boom (20,3%) y generación X (19,9%) que para la generación Z y millennials (11,8%).

    En cuanto a los sentimientos que se asocian a estar solo sin desearlo, el más aludido es el de la tristeza, que es la principal consecuencia de este aislamiento para el 48% de la generación del Baby Boom, el 47,8% de la X y el 38,8% de la generación Z y millennials. Desamparo, inseguridad, frustración o incomprensión son otras sensaciones que los entrevistados asocian más con la soledad no deseada. 

    Si lo que se pregunta es cuáles son los sentimientos que provoca saber que existe soledad no deseada en la sociedad, los dos más destacados son la compasión (37%) y la decepción (24,8%).

    Con respecto a la notoriedad, el 92,9% cree que la soledad es un problema social bastante o muy importante, si bien lo sienten así más personas mayores que jóvenes (96,4% de la generación X, 95,1% de la generación Baby Boom y 88,2% de la Z y Millennials).

    Políticas y soluciones

    Finalmente, el trabajo dedica un apartado a saber qué propuestas hacen los encuestados para mejorar el problema de la soledad no deseada y afirma que otorgan mucha responsabilidad a políticos y medios de comunicación. De esta forma, el 85,1% apunta a los primeros para solucionar el problema y el 81,5% cree que los segundos “deberían dedicarle mayor o mucha mayor atención que en la actualidad a la soledad no deseada”. Además, en cuanto a la responsabilidad de los medios no hay diferencias significativas por edad ni sexo.

    En este sentido, un 72,5% piensa que luchar contra la soledad no deseada debe ser una cuestión prioritaria para las administraciones y más de un 50% les atribuye la función de velar porque nadie se sienta solo.

    En concreto, un 27,5% de encuestados señala al Gobierno central con sus políticas estatales como el principal responsable de evitar la soledad no deseada; el 19,7% cree que son los ayuntamientos los que tienen que trabajar por evitar esta situación, y un 5,6% atribuye ese papel a las comunidades autónomas.  

    En cuanto a la responsabilidad social, un 40,9% sostiene que debe ser la ciudadanía la que se preocupe por evitar la soledad no deseada; un 4,1% deja esta responsabilidad en manos de las ONG, y un 2,2% en las políticas de RSC de las empresas.

    SoledadES

    El Observatorio Estatal de la Soledad no Deseada (SoledadES) es un espacio de intercambio de investigaciones y conocimientos entre administraciones y profesionales que pretende conocer la dimensión del aislamiento involuntario en que viven muchas personas en España y contribuir después a su mejora.

    Es una iniciativa de Fundación ONCE en colaboración con Cruz Roja, ONCE, Red contra la Soledad no deseada, Federación Española de Municipios y provincias (FEMP), Plataforma del Tercer Sector, Plataforma del Voluntariado, Red de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, Consejo de la Juventud de España, UGT, CCOO, CERMI y Plataforma de Organizaciones de Pacientes.