Aprender divirtiéndose

  • Boletín: NÚMERO 41 - OUTUBRO 2021

    Temática: CRE Uno de los grupos de los cursos de verano de inglés del CRE aparece en la imagen posando en un pinar cercano a una playa

    El 13 de agosto finalizaron los cursos de aprendizaje de inglés que, a modo de campamentos veraniegos, organiza cada año la ONCE en el Centro de Recursos Educativos (CRE) de Pontevedra durante los meses estivales. Son cursos dirigidos a niños y jóvenes de entre 12 y 17 años ciegos o con discapacidad visual grave, así como a otros sin discapacidad, que la Organización ofrece de forma gratuita a los participantes.
    En total, 55 menores de toda España han participado divididos en tres grupos por edades y nivel en este ciclo de cursos que este año cumple su 21ª edición, recuperando el formato presencial después de que el año pasado tuviera que ser realizado de forma telemática a causa de la pandemia.
    Si bien la mayoría de participantes son alumnos y alumnas afiliados a la ONCE, cada año se reserva un determinado número de plazas para chavales sin discapacidad: hermanos, amigos o compañeros de clase. De esta manera, la experiencia es más inclusiva y enriquecedora para todos. Normalmente también participaban niños y niñas de otros países, algo que este año no ha sido posible debido a la situación sanitaria.

     

    Imagen de parte de los alumnos de un curso de inglés en un aula del CRE recibiendo formación de una profesora

    Según el director del CRE de Pontevedra, José Ángel Abraldes, volver a reunir físicamente a los alumnos ha supuesto un “desafío muy grande” a la hora de implementar todas las medidas de protección para garantizar la seguridad sanitaria. “Lógicamente, la situación limita y condiciona muchas de las actividades que se llevan a cabo, pero tanto los alumnos como el personal docente se han adaptado perfectamente a estas restricciones y para todos supone una experiencia mucho más rica poder compartir juntos estos días de estudio y de actividades de ocio”.
    La ONCE organiza cada año desde 1999 estos cursos de inglés que, junto a las 60 horas de aprendizaje del idioma de las que se componen, también ofrecen a los participantes diferentes actividades culturales, deportivas y de ocio. Los alumnos conviven durante dos semanas entre julio y agosto en las instalaciones del CRE de Pontevedra, recientemente reformado, en grupos de edades de 12 a 14 años y de 15 a 17 y en función de su nivel. Para ello, cada año se realizan pruebas de acceso a todos los participantes.
    En el apartado lectivo, la iniciativa se desarrolla desde hace una década en colaboración con el Centro de Idiomas Waterford (se abrirá nueva ventana), de Pontevedra, que aporta el profesorado y establece la metodología académica y la estructura de las actividades, así como sus objetivos pedagógicos.
    En el aspecto más lúdico, este año se ha contado con monitores de la Escuela de Tiempo Libre Don Bosco (se abrirá nueva ventana) de Santiago de Compostela y de Mission Surf School (se abrirá nueva ventana), para llevar a cabo actividades como la práctica del surf.

    Satisfacción
    Según el director del CRE de Pontevedra, el grado de satisfacción de los alumnos que participan en los cursos es muy alto. “Hay un hecho muy significativo”, dice, “y es que la mayoría de ellos repiten al año siguiente. Si bien el objetivo principal es el aprendizaje del inglés, también es cierto que para los chavales un aspecto clave es la convivencia. Conocer a otros niños y niñas de su edad, otras realidades, compartir estas dos semanas de estudio y de ocio, es algo que les marca. Para quienes formamos el CRE y la ONCE aquí en Pontevedra, también supone una ilusión que nos dura todo el año”.