Menú de los sentidos

  • Boletín: NÚMERO 23. XANEIRO 2020

    Temática: Actividades Imagen de la entrada al comedor del centro de los afiliados ONCE acompañados todos ellos por alumnos del centro que ponen en práctica las clases de acompañamiento y atención a personas ciegas

    El CRE de la ONCE de Pontevedra y el CIFP Carlos Oroza de esa ciudad , siguiendo la experiencia emprendida estos años pasados, celebraron el pasado viernes 24 de enero, una nueva edición de la Jornada “Menú de los sentidos”, una comida a ciegas que sirve de evaluación a alumnos del centro de Formación Profesional, que previamente fueron instruidos por técnicos de la ONCE.

    En esta ocasión,  los alumnos examinandos encargados de la recepción y atención estuvieron a cargo  de la profesora Tina Vázquez, y los de cocina bajo la coordinación del profesor Ricardo Fernández. En la comida accesible participaron 20 personas con ceguera o discapacidad visual grave, además de otros comensales videntes que ocultaron la visión con antifaces. Entre éstos,  la alcaldesa de Redondela, Digna Rivas y  la portavoz del BNG en el Ayuntamiento de Pontevedra, Anabel Gulías.

     

    Una vista  del comedor durante el almuerzo con dos alumnos  afiliados deguntando el menú , en primer plano, y detrás de ellos, dos alumnos del servicios de camareros pendientes del desarrollo

     

    La actividad elimina barreras de cara la igualdad . Los alumnos ponen en práctica la formación recibida por parte del personal técnico del CRE de la ONCE. El menú elaborado siguió unos parámetros para facilitar la tarea de las personas ciegas en la mesa, que no haya que cortar en porciones as pezas que se ofrecen, o que a experiencia se pueda gozar con  otros sentidos (triscante, olor y sabor).

    Un grupo de jóvenes asistentes al almuerzo se pusieron antifaces para experimentar cómo se siente una persona al comer privada de visión

     

    En esta ocasión , el menú  servido en el restaurante pedagógico "Álvaro Cunqueiro" del CIFP Carlos Oroza estuvo formado por unos aperitivos: tosta de escalibada, filloa rellena de mejillones y empanadilla de cerdo celta, todos fáciles de ingerir en un solo bocado. El entrante una crema de guisantes con jamón, que fue servida en un plato cóncavo para facilitar el manejo de la cuchara y con el jamón triscante y muy picadito. La carta de menú, que estaba disponible en braille en todas las mesas,  incluyó como plato principal una suprema de salmón en salsa de albariño, y de postre,  un semifrío de chocolate blanco  con crema helada. El menú se cerró con una infusión de hierbas frescas de la huerta Oroza, recogidas esa misma mañana, con la intención conseguida de que el aroma y el frescor llegasen al olfato de los afiliados ONCE que las degustaron.

     

    En la fotografía se aprecia el acompañamiento de personas ciegas por parte de los alumnos para acceder al edificio por la escalera principal